Despierto y reluciente

Hoy quiero compartir con vosotros uno de esos videos que te dan una dosis extra de motivación cuando la necesitas.

El video se titula Despierto y Reluciente, y seguro que durante este fin de semana sacas los 3 minutos y medio que dura para «cargar las pilas» para toda la semana.

Despierto y Reluciente:

Son las 6 am y tu mano no puede alcanzar la alarma del reloj

Antes de las coces en tu cabeza te digan que es muy temprano, muy oscuro y muy frío para salir de la cama.

Músculos doloridos acostados en rebelión pretendiendo no escuchar a tu cerebro mandándoles que se muevan.

Una legión de voces están gritando unánimes que des al botón de postponer y vuelvas a la tierra de los sueños.

Pero no pediste su opinión.

La voz que elegiste escuchar es una de definición, la voz que dice que hay una razón por la que pusiste esa alarma, así que siéntate, por los pies en el suelo y no mires hacia atrás porque tenemos trabajo por hacer.

Bienvenido a la lucha diaria.

En el que cada día es una lucha de conflictos entre lo correcto y lo fácil.

10 mil corrientes distribuidas por un río hecho para tí, cada una prometiendo el camino de menor resistencia.

La cosa es que… vas contracorriente. Y cuando tomes esa decisón, cuando decidas darle la espalda a lo que es cómodo y seguro, y a lo que algunos le llaman sentido común, pues ese día, a partir de ahí, solo se pone más difícil.

Entonces aseguráte solo de que esto sea algo que tu quieres, porque la salida fácil siempre va a estar ahí, lista para desvanecerte, lo único que tienes que hacer es levantar tus pies.

Pero no lo vas a hacer ¿o sí?

Con cada paso viene la decisión de tomar el otro. Ahora estás en el camino, pero este no es momento para contemplar lo lejos que has llegado.

Estas en una pelea contra un oponente que no puedes ver, pero ohhhhhh lo puedes sentir tras tus talones ¿no es verdad?

Lo puedes sentir respirando tras tu cuello ¿sabes lo que es eso? Eres tú.

Tus miedos, tus dudas, tus inseguridades formadas como un pelotón de ejecución listas para volarte en pedazos. Pero no pierdas la fe. Aunque no son fácilmente derrotadas están lejos de ser invencibles.

Recuerda, esto es la lucha diaria, la batalla royal entre tu y tu mente, tu cuerpo y el diablo en tu hombro te está diciendo «esto solo es un juego», «esto es solo una pérdida de tiempo», «tus oponentes son más fuertes que tú». Inunda la voz de la incertidumbre con el sonido del latir de tu corazón.

Quema la duda con el fuego que te impulsa.

Recuerda porque estamos peleando y nunca olvides que la inspiración es una amante cruel, le puede dar la vuelta a la moneda con el error más pequeño, está en la búsqueda por ese punto débil en tu armadura, esa pequeña cosa para la cual se te olvidó prepararte.

Entonces mientras el diablo siga escondiendo los detalles la pregunta permanece.. ¿Es esto todo lo que tienes? ¿estás seguro?. Y cuando la respuesta sea si cuando hayas hecho todo lo posible para prepararte para la batalla, entonces es tiempo de salir adelante y valientemente enfrentar a tu enemigo. El enemigo en el interior.

Solo ahora debes llevar esa pelea al campo de batalla, a territorio hostil. Eres un león en un campo de leones, todos cazando a la misma presa ilusa con un hambre desesperada que dice «La victoria es lo único que te puede mantener vivo».

Entonces cree esa voz que te dice que puedes correr más rápido, que puedes tirar un poco más duro, y que para tí, las leyes de la física son meramente una sugestión.

La suerte es el único deseo a los que creen que ganar puede suceder por accidente. El sudor, en cambio, es para aquellos que saben que es una decisión.

Así que decide ahora, porque el destino no espera a nadie. Y cuando tu momento llegue, y diez mil voces diferentes que no estás listo, escucha mejor a aquella voz en disidencia, la que dice que sí estás listo, sí estás preparado, ahora todo depende de tí.

Así que despierto y reluciente.

 

 

 

One thought on “Despierto y reluciente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *