Deja tu oposición a un lado y ríete

Muchas veces, cuando entro en una biblioteca, me desanimo al ver las caras de los que allí están estudiando, en su mayoría opositores. Aunque estoy seguro que a los diez minutos mi cara es exactamente igual a la del resto.

Por eso hoy colgamos este simpático vídeo en el que un hombre entra en un metro lleno de personas tristes y decide ponerse a reír.

Todas las veces que he visto este vídeo no he podido por menos de sonreír cuando no me he puesto a reír abiertamente.

Si alguien se atreviese a hacer esto en una biblioteca ¿Cuál sería el resultado?.

¿El mismo que el del vídeo o la gente se molestaría?.

No lo se, pero en cualquier caso, pienso que de vez en cuando es bueno pararnos y ponernos a reír.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *